...
Noticias
La población Tsimane, avanzando en la formación técnica
Bookmark and Share
Fecha: Septiembre, 2017
Autor: David Coaquira y Jaime Tapia Portugal
Fuente: Comisión Episcopal de Educación (CEE)

El proyecto Formación técnica profesional, a través de la Comisión Episcopal de Educación (CEE), se puso el desafío de atender la formación técnica, tecnológica y productiva de poblaciones indígenas y originarias en Bolivia, país definido por su Constitución Política como plurinacional e intercultural. Desde esa perspectiva, se trabajó con el pueblo Tsimane, del municipio de San Borja del Departamento del Beni, apoyando la creación y desarrollo del área de educación técnica del CEA “Maniqui Tsimane”, que fundamentalmente trabaja en las comunidades de ese pueblo indígena. Es importante manifestar que los tsimanes conservan su idioma, su cultura y su trabajo; se dedican a la pesca, la caza, al cultivo y desde hace un tiempo a la agropecuaria de alcance doméstico.

El desarrollo de educación técnica en el CEA “Maniqui Tsimane” se origina en la  necesidad de superar la exclusión del pueblo Tsimane, de procesos educativos orientados a mejorar sus competencias productivas y, por ende, a mejorar sus ingresos económicos, desde el sistema educativo nacional. Luego de un diagnóstico realizado participativamente  -desde el naciente CEA- con el pueblo Tsimane, se decide apoyar la producción agrícola y el emprendimiento productivo con un programa educativo contextualizado a las características productivas de la zona que considera las necesidades y potencialidades de la región, de ésta manera se crea la carrera de Agroforestería, en el marco del bachillerato técnico humanístico.

El ingreso formal al Proyecto se registró el año 2010, mediante un Convenio firmado entre la CEE y el CEA CETHAL “Maniqui Tsimane”, que se encuentra en el Municipio de San Borja, del Departamento del Beni. Desde entonces, el fortalecimiento de las capacidades en educación técnica, se desarrollan con 19 comunidades Tsimanes, que fungen como Sub Centros, distribuidos en los diferentes espacios geográficos del Municipio, la mayoría de ellos en la selva profunda y a la vera del rio Tsimane, de acceso terrestre o fluvial, especialmente difíciles de llegar en época de lluvias, constituyéndose en una experiencia educativa fascinante por la adaptación de la estructura escolar a los requerimientos particulares de usos y costumbres, incluyendo el tiempo del pueblo Tsimane. 

El Proyecto facilitó el acceso a la educación técnica, tecnológica y productiva, apoyando la logística para que técnicos agrónomos, como docentes, llegaran a las comunidades con programas teórico-prácticos de formación y capacitación para la producción agrícola, bajo el enfoque de Sistemas Agroforestales (SAF) para luego realizar asistencia técnica a los emprendimientos productivos de los comunarios con diferentes productos hortícolas, frutales y forestales. 

La intervención del Proyecto estuvo además en el fortalecimiento organizativo institucional, la innovación pedagógica, el mejoramiento de las condiciones físicas, equipamiento y la articulación con entidades que brindan servicios financieros y no financieros, orientando metodológica e instrumentalmente procesos de mejora continua de la calidad de la enseñanza y aprendizaje, de gestión institucional, de participación de la comunidad –incluyendo al municipio, el Gran Consejo del Pueblo Tsimane y autoridades educativas locales- y formación docente. 

El impacto socialmente más visible es la oferta de productos agrícolas –especialmente hortalizas- en el mercado local, que normalmente eran abastecidos desde otros municipios y departamentos, así como el creciente cultivo de estos productos en las comunidades indígenas. En términos de empleo, los egresados más jóvenes son requeridos en otros municipios de los Departamentos del Beni y La Paz, para tareas en el campo agrícola, lo que les da la oportunidad de ganar un salario que consideraban que nunca iban a tener. 

La cobertura del CEA es cada vez mayor, en la Gestión 2016 egresaron más de 70 bachilleres con títulos de técnicos en agroforestería. La demanda de comunidades que solicitan la presencia del CETHAL está en franco crecimiento, mediante solicitudes de los corregidores, lamentablemente no se puede llegar a todas. En la Gestión 2017 se cuenta con 630 participantes inscritos que se forman para Técnicos Básicos, Auxiliares y Técnicos Medio.

Los centros educativos deben identificar las especialidades técnicas con los representantes del pueblo indígena específico y las autoridades municipales y educativas, en el marco de los planes de desarrollo local y comprometer estas relaciones en el desarrollo de los procesos educativo-productivos. Los procesos educativo-productivos se pueden desarrollar en los espacios comunitarios, con el cuidado de la comunidad. 

Es crucial la dotación de medios logísticos a los centros educativos para el desplazamiento de los docentes técnicos y sus equipos a las comunidades indígenas, así como estructurar un programa de dotación continua de agua. La producción de ciertos productos agrícolas no tradicionales, son alternativas alimenticias que enriquecen nutritivamente la dieta tradicional de los participantes y su entorno.

El Centro mencionado  en esta nota es parte del sistema público de educación dependiente del Ministerio de Educación del Estado Plurinacional de Bolivia.